Red de Vida

Fortalécete en Dios

Pastor Walner Fallas – Domingo 21 de noviembre 2021

Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino. Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas. Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David. Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.

1 Samuel 30:1-8

En esta ocasión al recordar esta historia espero ayudarte a entender cómo enfrentar esos momentos difíciles que llegan a nuestra vida y de los cuales algunos son sin previo aviso. Aprenderemos a no cometer el grave error de bajar la guardia creyendo que los problemas no nos alcanzarán, pero la realidad es que tales eventos no cesarán, por lo cual de seguro te preguntes ¿Qué puedo hacer para lograr sobreponerme? Para responder a esta interrogante, te motivamos a considerar los siguientes pasos.

I- No te desesperes. Esta historia nos narra la forma en que fueron afectados David y sus hombres al perder sus familias el vs.4 dice: “Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar”.  Tenga presente que ellos eran guerreros, hombres valientes, pero ahora enfrentaban una lucha emocional para lo cual no estaban entrenados y que les derribo el ánimo y la confianza creando un ambiente de desesperación colectiva. Esto es lo que debemos precisamente evitar, el ser arrastrados por un espíritu negativo de derrota y sufrimiento. Recuerda Dios es capaz de ayudarte a controlar tus sentimientos y ver más allá del presente, pero igualmente considera y reflexiona en estas verdades: 1-El lamentarse de las circunstancias solo genera más dolor. 2- Quedarse en las cenizas no es la mejor opción para recuperar la esperanza. 3-Asumir que no hay solución es una mentira que debes anular de tu mente y corazón.

Nuestro espíritu y alma deben descansar en Dios creyendo que él es capaz de cambiar la aflicción en victoria, el Salmo 40:17 nos asegura que Dios no nos olvida y él nos ayudará en tales momentos. Además, declara para ti mismo esta palabra de Josué 1:5 “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé”. 

II- Dios es tu fuerza. En este punto consideremos lo que David decidió hacer en medio de su dolor. Al final del verso 6 se nos dice “… más David se fortaleció en Jehová su Dios”. Quiero que comprendas que la palabra fortaleció” tiene el significado de aferrarse de algo con resistencia y fuerza. Lo que David hizo literalmente en medio de su desesperación fue agarrase de la gracia de Dios y no saltarse hasta encontrar respuesta para su problema. Este es el ejemplo que debemos imitar para sobreponernos de cualquier angustia y dolor, nunca renuncies ni te alejes de Dios pues solo él puede darte la bendición ante la prueba. Sal 84:5 “Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas”. Vamos aférrate a él con todo tu corazón, aférrate a sus promesas, a la oración y persiste en ello, solo así alcanzarás respuesta a tus necesidades, vamos deja los lamentos y activa tu fe. Si tomas este consejo ¿Qué crees que hará Dios? Ciertamente lo verás peleando tus batallas, porque él ha prometido escuchar nuestro clamor Sal 28:7 “Jehová es mi fortaleza y mi escudo; en él confió mi corazón, y fui ayudado, por lo que se gozó mi corazón, y con mi cántico le alabaré”.

III- Dios siempre responde. De algo puedes estar seguro, cuando buscas respuesta en Dios el contestará y te guiará para que puedas superar la adversidad. Cuando nos fortalecemos en Dios la atmósfera negativa se va y se activan los sentidos espirituales para escuchar y entender la voluntad del Señor. El vs. 8 nos muestra que “Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivosNo busques respuestas donde no debes hacerlo, atrévete a hablar con Dios y no serás confundido. Las mentiras del enemigo no tendrán poder en tu mente y podrás anularlas para seguir adelante y recuperar lo que puedas haber perdido. Aprópiate de las promesas de Dios como David y proclamarás como él lo hizo en el Salmo 86:6-7 Escucha, oh Jehová, mi oración, y está atento a la voz de mis ruegos.  En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes

Hoy es tiempo para sacudirnos de las cenizas del llanto y dolor, es el tiempo para vivir fortalecidos en el poder de Dios y ver sus milagros cumplirse en nosotros, así que avanza con fe y retoma lo que es tuyo porque el Señor nunca te dejará ni desamparará. Sal 27:14  “Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová”. 

Fortalécete en Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *