Red de Vida

Heridas que sanan

Pastor Mauricio Zamora – Domingo 10 de Octubre 2021

Introducción. Recuerdo que cuando tenía siete años sufrí una herida muy fuerte en la rodilla que me imposibilitó ir a la escuela por muchos meses porque tardó mucho tiempo en sanar, pero también como a los catorce años tuve otro tipo de herida emocional, provocada por la niña de trece años que me dijo que no podíamos seguir “siendo novios” porque ella era de otra religión y yo un día iba a ser pastor (¿Quién lo diría verdad?). Esta última herida me persiguió por años y no me dejaba avanzar en esa área de mi vida. Parecen cosas pequeñas pero en ambas necesitaba sanidad y con el tiempo entendí a través de la Biblia que tanto una cosa como la otra pueden ser sanadas a través del sacrificio de Jesús. Por esto los invito a meditar conmigo en Isaías 53:5 que dice “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” donde descubrí dos áreas donde podemos ser sanados a través de las heridas de Cristo:

Primero, entendí que sus heridas podían darme sanidad del alma (paz), porque todos los que hemos creído en Jesús tenemos la garantía de lograr la sanidad interior, o sea del alma, las emociones, los pensamientos, todos los ruidos escondidos en lo íntimo del corazón, cosas que quizás solo nosotros y Dios sabemos. Es simplemente imposible vivir en paz cuando el pecado y la culpa nos domina (1Cor.6:9-10) pero el sacrificio de Jesús es tan completo que también puede sanarnos en áreas como la falta del perdón, el dolor del abandono o de un abuso, la amargura, el rechazo, las ofensas recibidas o los desprecios de nuestros semejantes, porque Él mismo lo padeció, Jesús vivió agonía (Luc.22:44) de saber lo que le esperaba para darnos salvación y por ver como los suyos lo rechazaron (Juan 1:11). Isaías dice que esta paz recayó sobre Él cuando fue herido y molido, que en el original implica haber sido perforado, degradado, envilecido y desmenuzado, para que hoy podamos tener paz (del hebreo Shalom) que implica vivir con seguridad, bienestar, salud, prosperidad y victoria. ¿Vives así? 

Segundo, entendí que por su llaga nosotros podemos ser sanados físicamente de cualquier enfermedad o padecimiento (salud). Isaías 53:5 dice que Jesús era una sola llaga para decirnos que su cuerpo estaba tan golpeado, hinchado, con verdugones y amoratado por los latigazos y azotes (Juan 19:1-2) que su espalda estaba rota en pedazos y su rostro no tenía parecer por la bofetadas y la corona de espinas que le rompía la cabeza. Todo esto para que podamos entender que por sufrir sin merecerlo entonces a través de esa “llaga fuimos nosotros curados”. Y curados proviene del hebreo Rafá que significa ser remendados con puntadas de doctor, saneados o recibir curación de un médico, o sea ser intervenido por alguien que sabe como hacerlo hasta dejarte completamente sano. Entonces sí crees en Jesús tienes derecho a vivir en sanidad, solo cree y tú vida va ser reparada en todo sentido (Mat.4:23) por Cristo mismo.

Entonces, en conclusión, hoy Dios te está dando la posibilidad de llevarle tanto tus dolencias emocionales como físicas para que sean sanadas a través de las heridas de Cristo en la cruz. Solo tú sabes cuáles son los padecimientos, pero sí crees en el sacrificio de Jesús y lo recibiste como tu Señor y Salvador, entonces esta promesa es para tí, solo debes tomarla por la fe y si no tienes a Jesús en tu vida hoy también puedes recibirlo (Juan 11:25), solo permítenos guiarte a este precioso Salvador y Sanador, contáctanos.

Heridas que sanan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *