Red de Vida

Presencia de Dios

Pastor Felipe Herrera – Domingo 29 de Agosto 2021

Más allá de lo que se siente sensorialmente, la presencia de Dios tiene efectos en la vida de las personas que la poseen. La diferencia de nosotros y el mundo es la presencia de Dios. Al nacer de nuevo todos nos convertimos en la morada de Dios, en el templo donde habita su Espíritu Santo. El nos quiere guiar, ayudar, consolar, dar fuerzas, es el agente de Dios para este tiempo de gracia. Por eso quiero hablarles de dos efectos de la presencia de Dios en nosotros. Según el ejemplo de la vida de José en Egipto, narrado en Génesis 39.

A. Efecto 1. La presencia de Dios cambia los planes del mal

Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá. Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía.

Génesis 39:1-4

Todos sabemos que José era alguien especial, su padre le tenía especial afecto por ser hijo de la mujer que él amaba, además Dios había puesto un propósito especial en él y por eso sus hermanos le tenían envidia. Esto es usual en la gente de propósito.

José además de recibir el rechazo por sus hermanos, fue maltratado al punto que lo intentaron asesinar, pero Rubén su hermano mayor detuvo el plan de sus hermanos al proponer que mejor lo vendieran como esclavo. Y así fue llevado a Egipto, vendido como esclavo, y luego fue comprado por un hombre importante.

Podemos ver que claramente el plan de satanás con José era de mal, era matarlo. Satanás vino a hurtar, matar y destruir, quiere destruir propósitos divinos, y a veces utiliza hasta personas que amamos para intentar estorbar al plan de Dios. Sin embargo, cuando tenemos la presencia de Dios con nosotros, ningún plan diabólico puede prosperar.

En este texto José, a pesar de tener todo este pasado de mal hacia él, la biblia recalca que “mas Jehová estaba con José” es decir el distintivo que la biblia marca como lo más importante en su vida, no era el pasado difícil de José si no la presencia de Dios con él. El Dios de los propósitos eternos no lo había abandonado. Notemos lo que dice que le sucede en Génesis 39:2b producto de tener la presencia de Dios: y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio.

Acá es donde podemos ver el segundo efecto.

B. Efecto 2. La presencia de Dios produce prosperidad.

Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía. Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo. Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.

Génesis 39:3-6

Podemos ver como la presencia de Dios constante en la vida de José le hizo prosperar. Dice que el amo “Vio que Jehová estaba con él”. Esto quiere decir que la presencia de Dios en José se notaba. Se notaba que no era alguien huérfano, ni desamparado. Era alguien con la presencia de Dios. No se trataba de un hombre religioso, si no de un hombre con una relación con Dios.

Sus actitudes, su cultura, su manera de comportarse en el trabajo y tratar a los demás, su esfuerzo, valentía, responsabilidad. Se notaba que no era igual a los demás, en él había algo diferente, era la presencia de Dios. Esto lo hizo ser promovido. ¿Cómo no va a ser promovido alguien que se comporta así?

La prosperidad de José, le produjo bendición a su jefe (v.5). Por causa de la presencia de Dios en la vida de José, su jefe fue bendecido. Esta bendición no solo fue para la casa, si no para las cosechas, para los negocios. José terminó estando a cargo de todo, se convirtió en alguien de confianza. La gente que es eficiente en su trabajo y en lo que hace demuestra ser alguien que ama a Dios, termina siendo alguien de confianza. José era tan buen empleado a causa de su relación con Dios, que su jefe no tenía que preocuparse de nada.

Si todos fuéramos esa clase de empleados, nuestro país sería diferente. Los hogares y las familias serían otros. Necesitamos la presencia de Dios en nuestra casa.

Esto es algo que está en extinción, ya no existen personas de confianza. A la gente se le mete “la cochinilla” porque no saben prosperar por medio de la bendición de Dios, si no a través de la prosperidad de satanás, que es robando, haciendo daño a otros. Sin embargo, la presencia de Dios cuando bendice, bendice a todos alrededor a causa de sus hijos.

Con esta historia Dios nos enseña que a la gente de propósito, que anda en la presencia de Dios, ningún plan del mal prosperará sobre su vida, Dios siempre con su poder cambiará esos planes de mal, en planes de bien. La presencia de Dios nos llevará a prosperar, hará que lo que hagamos, lo hagamos evidenciando su presencia en nosotros y esto traerá en nosotros mejores maneras de comportarnos, de trabajar, de relacionarnos. Hoy muchos necesitan tomar el ejemplo de José y darle lugar a su presencia en todo lo que hacen sabiendo que Dios no los ha abandonado y que sin importar la circunstancias que le han rodeado, Dios cumplirá sus planes perfectos.

Presencia de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *