Renovando tu mente

Pastor Walner Fallas – Pastor Red de Hombres

Hace tres años leía un interesante artículo que decía: En Japón existe la frase “shoshin”, que significa “mente de principiante”. Esto NO quiere decir mente cerrada, sino mente vacía y dispuesta. Lo que ilustra es que en la mente del principiante hay muchas posibilidades de acumular NUEVOS pensamientos de potencial. Pero para quien no es principiante y desea lograr un cambio, primero tiene que borrar sus antiguos pensamientos. Parece sencillo y suena simple, pero ¿será posible lograrlo? En lo que se refiere a procedimientos y nuevos hábitos laborales o de la vida cotidiana ciertamente sí es algo que se puede alcanzar con disciplina. Pero para lo que se refiere a problemas del alma o de conciencia no depende solo de nuestra voluntad o deseo personal. Para una renovación profunda de la mente de la cual anhelamos ser libres de los recuerdos o pensamientos negativos solo hay un método disponible y es la sangre de Cristo.

Entendamos algo, en cuanto a la mente hay una gran realidad y es que a lo largo de la vida acumulamos miles de miles de pensamientos de todo tipo, y de ellos no todos serán buenos recuerdos, habrá pensamientos de frustración, de fracaso, odio e impuros. Por esta razón nuestra conciencia batalla buscando como controlar y estabilizar de manera correcta el fluir de la mente, y en este punto he notado que para muchos es preocupante que les señalen con la frase “somos lo que pensamos”.

Al estudiar la Biblia aprendemos que este es un tema para reflexionar y considerar pues nos presenta dos estilos de vida entre quienes ponen su esperanza en Dios o le ignoran. Para el que confía en Dios verá que Él puede tomar el control de cada uno de sus pensamientos y recibir paz, leemos en Isaías 26:3: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”. Pero para quienes le ignoran la descripción es muy diferente según el Salmo 10:4 “El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos”.

Amigos la verdad es una, sin Dios es imposible lograr una transformación de la mente y mucho menos el control de ella. Como dijimos solo por la gracia de Dios y la sangre de Cristo podremos alcanzar su purificación y cuando su obra es realizada nos tocará a nosotros poner lo nuevo y aquello que edifica para seguir en el camino con una nueva mentalidad acorde al diseño de Dios. El apóstol Pablo nos enseña cómo hacerlo con una hermosa promesa y consejo que si lo tienes en cuenta cada día podrás vivir como siempre lo habías anhelado. Dice Filipenses 4:7-8 “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

Renovando tu mente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba