Un compromiso hasta el final

Pastor Walner Fallas – Domingo 14 de junio 2020

Texto: Mateo 11:7-9

Mientras ellos se iban, comenzó Jesús a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento ¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas, en las casas de los reyes están. Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta.

Mateo 11:7-9

Hoy queremos hablar de un hombre extraordinario, Juan el Bautista, quien fue escogido para el servicio de Dios aún antes de nacer y que nos ayudará a recordar nuestro compromiso como iglesia para predicar con valor el evangelio de Cristo.

Su vida marcó un antes y después en la historia de Israel, Dios lo levantaría para predicar a su pueblo con poder y autoridad la venida del reino de Dios, lo cual le traería oposición, sin embargo, Jesús hablaría de él como alguien que no se dejaría doblegar por nada (vs.7), sino que se mantendría firme ante la adversidad a pesar de las amenazas y aunque le llevaran a la cárcel. Esa es la fuerza y coraje que como iglesia debemos tener para alcanzar a este mundo que vive en tinieblas. No podemos retroceder a las amenazas sino perseverar y crecer en la fuerza del Señor quien nos llena de su Espíritu Santo para lograr la comisión designada.

Igualmente, Jesús ilustra un contraste entre la vida de Juan y los religiosos de su tiempo al usar sus vestiduras como ejemplo (vs.8). Los fariseos y escribas se preocupaban más de su apariencia y de hacer relaciones con los ricos o gobernantes dejando de lado las necesidades espirituales del pueblo, sin embargo, Juan mantuvo un carácter muy diferente y lo demostraba con su humilde ropa. Esa era la forma de mostrar su separación con el sistema de este mundo sin alianzas que debilitaran su fe. No podemos dejar de lado esta gran enseñanza, antes, como hijos de Dios y creyentes de la fe en Cristo necesitamos reforzar una convicción genuina separados de toda seducción de pecado y reflejar la luz verdadera en un mundo de tinieblas. No debemos comprometer la verdad por la mentira y mucho menos pensar que podemos servir a dos señores al mismo tiempo. La iglesia es exclusiva de Cristo y solo para él debemos darnos al cien por ciento.

Por último, Jesús pregunta por tercera vez ¿qué salisteis a ver? ¿a un profeta? El afirma sí, os digo, y más que profeta (vs.9) dando el reconocimiento debido a la lealtad de Juan quien daría su vida por su Señor. Este profeta traía un mensaje incomparable, anunciaba la llegada del Mesías Príncipe, no habría mayor honor que este para cualquier profeta y Juan lo pudo cumplir fielmente. Para nosotros hoy es el desafío de anunciar el regreso prometido de Jesús por segunda vez a este mundo. Nuestro deber es dar a conocer las profecías del fin sin temor ni reservas. Dios quiere que cada creyente sea un Juan Bautista, un vocero de buenas nuevas que despierte la esperanza en los perdidos. Que la voz de la iglesia se oiga en el desierto de este mundo con el mismo mensaje de
Juan “arrepentíos y convertíos porque el reino de los cielos se ha acercado”.

Hoy tu puedes ser un profeta para Dios y mensajero de buenas nuevas, solamente llénate de su Espíritu Santo, conságrate al Señor y él te levantara en medio de estos tiempos finales.

Un compromiso hasta el final

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba